Vamos al museo…por Internet. Visitas virtuales al alcance de todos.

Artículo Realizado para el Blog de los Jóvenes del Museo Carmen Thyssen de Málaga, el cual podéis consultar en el siguiente enlace Blog Jóvenes MCTM

De todos es sabida la enorme influencia que han ejercido las nuevas tecnologías en la sociedad actual. Tanto es así que su uso se ha extendido prácticamente a todos los niveles y rara es la persona que no recurre a determinados dispositivos tecnológicos al menos una vez al día (teléfono móvil, ordenador, etc.) Y no es de extrañar, pues somos partícipes directos de un desarrollo sin precedentes en el que la sofisticación y la evolución técnica están a la orden del día: apps en el móvil para saber información sobre el transporte público de nuestra ciudad, servicios a través de Internet de reparto de comida a domicilio, mensajería instantánea, y un sinfín  de aplicaciones que facilitan nuestro veloz y agitado ritmo de vida.

Pero, como bien acabo de mencionar, asistimos a un desarrollo a todos los niveles, haciéndose hueco la tecnología, además, en el ámbito museístico, que tantos problemas ha presentado en las últimas décadas para atraer a una gran cantidad de público, y máxime, si nos referimos al público joven . Ciencia y Humanidades son disciplinas dispares aunque en cooperación desde los últimos años, lo que ha permitido conocer con exactitud datos arqueológicos (prueba del Carbono 14[1], dendrocronología[2]…), detalles ocultos en algunas obras de arte (radiografías), así como la recreación de obras arquitectónicas ya desaparecidas para el mejor estudio de los restos de éstas que aún se conservan en la actualidad.

No obstante, son avances tecnológicos creados desde una perspectiva de uso profesional y especializada, lo que, pese a la gran cantidad de información reveladora que dichos avances han aportado a la sociedad de a pie, ésta queda relegada a un segundo plano, al plano meramente de espectador. A esto se suma la imposibilidad de muchas personas para acudir al museo, bien por motivos de localización geográfica, motivos económicos e incluso vergüenza. Sí, has leído bien, vergüenza. Durante un estudio de campo que llevé a cabo para la realización de mi Trabajo de Fin de Máster, una de las preguntas que hacía a los encuestados era la de por qué no acudían al museo; y, para mi sorpresa, la respuesta que se repitió más de lo que hubiera imaginado, era “por vergüenza”. Los motivos de esta coacción social que les impiden acudir a los centros de arte, residen en el aparente “elitismo” del que estas instituciones hacen gala en muchos de los casos, aspecto que intimida a algunos individuos que se consideran desconocedores del arte, quienes creen poder parecer incultos en un ambiente que no le es familiar o asiduo.

Por fortuna, y obviando el comentario del “elitismo” existente en los museos, el cual merece un artículo a parte que desmonte la existencia de estos mitos imperantes aún en el siglo XXI, como bien venía comentando, las nuevas tecnologías se han hecho hueco en el museo de múltiples manera, destacando, a colación de lo anteriormente expuesto, la presencia de las visitas virtuales. Cada vez son más las instituciones museísticas que se suman a la causa y ofrecen en sus páginas web la posibilidad de visitar sus exposiciones permanentes y temporales a través de la red. Gracias a la digitalización del recorrido de las diferentes salas que componen los museos, combinada, a su vez, con aplicaciones software que  ofrecer datos acerca de las obras que se observan en dichos itinerarios[3], muchos individuos que, por diversas circunstancias no pueden asistir al museo, tienen la posibilidad de realizar una visita virtual por el mismo y disfrutar de los fondos de los que dispone la institución. En este sentido, es interesante destacar las visitas virtuales que brindan el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid y el Museo Carmen Thyssen de Málaga en su página web. Estos itinerarios  permiten al internauta recorrer cada uno de los rincones del centro, así como la contemplación de sus obras, sin necesidad de trasladarse a la sede física, debido a la posibilidad que ofrece de ser disfrutado desde casa.

Asimismo, dichas visitas están diseñadas para ofrecer al espectador la mayor facilidad en lo que a compresión y acceso se refiere, por lo que se nos presentan bien estructuradas y compartimentadas para que podamos ser los usuarios los que decidamos, en todo momento, por dónde “movernos” y qué información consultar, sin dejar de mencionar el interesante apartado existente junto a cada obra de arte, sobre el que podemos clickear y disfrutar de imágenes de máxima resolución de los fondos.

Por tanto, no es de extrañar que las visitas virtuales se hayan convertido en el recurso interactivo museístico más explotado de Internet, así como tampoco hay duda alguna de que la tecnología encabeza la contemporaneidad. De este modo, resulta de vital importancia la integración de los avances tecnológicos en el ámbito de las humanidades para que éstas se integren, a sí mismo, en la era actual; simbiosis de la que aprovechamos sus múltiples beneficios para romper de una vez por todas la barrera entre arte y sociedad.

Así que, si te interesa el arte y buscas un modo rápido de acceder a él, aprovecha las maravillas de la era informática y consulta los portales web y la gran cantidad de recursos interactivos que ofrecen los museos. Es un buen modo para conocer todo lo que ocurre en el ámbito artístico-cultural actual y, por qué no, un buen aliciente para que finalmente decidas acudir a la sede física.

¡Hasta la próxima!

 

Notas al pie de página:

[1] El Carbono se haya presente en todos los materiales orgánicos, por lo que su uso, desde el punto de vista científico, nos permite datar especímenes orgánicos.

[2] La dendrocronología es la ciencia que estudia y data las plantas arbóreas a partir del examen de los anillos presentes en la materia leñosa de las mismas. Cuanto mayor sea el número de anillos de la madera de un árbol, más antigüedad presentará éste.

[3] Datos corroborados a través de la visita a la Página Web Oficial del museo: www.museothyssen.org,  apartado “visita virtual”: http://www.museothyssen.org/thyssen/visita_virtual_2013/m1?onstart=loadscene(scene_22_687); Fecha de consulta: 30/01/2017

Webgrafía:

Página Web Oficial del Museo Carmen Thyssen-Bornemisza de Madrid: www.museothyssen.org. Fecha de consulta: 30/01/2017

Página Web Oficial del Museo Carmen Thyssen de Málaga: http://www.carmenthyssenmalaga.org/. Fecha de consulto: 30/01/2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *