¿Eres un amante de la lluvia? Este artículo te explica por qué

Llueve, graniza, relampaguea y truena, y aún así, eres la personas más feliz del mundo. Atravesamos días de lluvia y observo más caras de alegría que de desencanto, pese al color gris oscuro que invade nuestras calles y hogares. Pero, ¿a qué puede deberse dicha felicidad ante esta inclemencia ambiental?

Muy simple. Verano de 2017. La mayor parte del país sufre una fuerte sequía cuyos ríos y embalses presentan niveles muy inferiores a sus correspondientes. La tierra ruega agua natural días tras día, días que se han convertido en meses de espera. Al fín llegaron las tormentas de verano, esas que son muy comunes en el norte, pero no tanto en el sur. Estamos de vacaciones y aún así celebramos que la lluvia impida desarrollar nuestros planes.

lluvia

Pero, ¿alguna vez te has parado a pensar qué beneficios suscita la lluvia en tu YO interior para que aparezca una sonrisa en tu rostro cuando ves caer sus gotas desde la ventana?

Relaja. Puede parecer una tontería, pero en una época en la que la contaminación acústica causada por el tráfico y la saturación humana de las ciudades están  a la orden del día, el sonido de la lluvia se convierte en un relajante natural. Cuando llueve, la presencia ciudadana se reduce notoriamente motivo por el que el sonido de la lluvia y los truenos se convierten en los protagonistas del día.

lluvia

Su olor nos reconforta. Probablemente seas de esas personas a las que les encanta el olor que desprende la tierra mojada cuando llueve. Pero, ¿alguna vez te has preguntado qué nombre recibe esa fragancia? Desde pequeña he sido una amante de ese olor y, pese a que intentaba conocer su denominación, nunca llegaba a obtener su nombre concreto. No obstante, hace dos años, echando un vistazo a un libro de fenómenos naturales, lo ví. PETRICOR: olor que produce la lluvia al caer sobre los suelos secos de la tierra.

lluvia

El hecho de que te guste esa fragancia tiene una explicación científica. Nuestro instinto olfativo relaciona, de manera inconsciente, el preticor con nuestro origen milenario, con nuestra madre tierra, generando un vínculo afectivo y empático con nuestro entorno, el cual se traduce en una sensación de bienestar que incluso nos reconforta en momentos complicados.

Aumenta nuestro niveles de felicidad. Si eres una persona procedente del norte, ver caer la lluvia puede resultarte un fenómeno de lo más corriente, lo cual no quita que te encante, por supuesto. Sin embargo, si vives en regiones del centro y sur de España, la lluvia, a veces, se convierte en casi una desconocida para sus habitantes. Es por este motivo que, cuando llueve, y más aún si eres un amante de este fenómeno al que llevas esperando durante meses, el paisaje, olor y rutina se transforman por completo. Disfrutas de la estampa desde tu ventana e incluso sales y permites que el agua de lluvia hidrate tu cuerpo y purifique tu alma. En pocas palabras, eres la persona más feliz con el acto más simple que la naturaleza pueda brindarte.

lluvia

Purifica nuestro entorno. Como ya sabéis, muchas ciudades españolas y del mundo se caracterizan por la presencia de una nube grisácea de contaminación que las cubre. Esto ha desembocado, con el paso de los años, en el desarrollo de un mayor número de enfermedades relacionadas, especialmente, con los sistemas cardiovascular y respiratorio. Así pues, cuando llueve, la propia naturaleza nos brinda un entorno purificado, agradable y , por tanto, más beneficioso para nuestra salud.

lluvia

Te dedicas a tí mismo. Durante los días de lluvia, muchas personas optan por dedicarse tiempo así mismos. Por este motivo, ya se ha convertido en todo un referente el plan que consiste en: “lluvia, mantita y peli” o “lluvia, mantita y libro”. Y es que el hecho de que esta inclemencia nos impida llevar a cabo ciertos planes, suscita en nosotros esa inquietud de disfrutar del sonido de la lluvia junto a un buen libro y una tacita de café, de una buena peli o, simplemente, de la compañía de nuestros seres queridos.

lluvia

Disfrutas la naturaleza de un modo distinto. Hay quienes, en lugar de quedarse en casa disfrutando de la lluvia desde su ventana, prefieren coger las botas del agua, el chubasquero, su cámara de fotos e interactuar con la naturaleza. Ahora el olor, el color y el paisaje son diferentes, lo cual genera en tu interior una mayor curiosidad que te impulsa, incluso, a fotografiar esas escenas que, como amante de la lluvia, no quieres dejar escapar.

lluvia

Meditas. Puede sonar un tanto a tópico, pero lo cierto es que las personas reflexivas que disfrutan de su compañía a solas, aprovechan estos momentos de tranquilidad para meditar acerca de la situación de sus vida. Dialogan con su yo interior y buscan el mejor camino a tomar para el desarrollo de una vida plena y feliz.

lluvia

Disfruta de los pequeños placeres de la vida. La lluvia es un regalo de la naturaleza que no sólo es beneficioso para nuestra salud sino que contribuye a mejorar nuestro ánimo y felicidad.

¿A qué esperas? ¡Coge el paraguas y empápate de energía positiva!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *