El arte del futuro ¿sin lienzo ni pincel? Tradición vs tecnología.

♦ Tecnología, arte.

No cabe duda de que nos encontramos completamente sumergidos en la era de la tecnología. Cualquier ámbito social (informática, medicina, arquitectura, humanidades e incluso arte) se beneficia, actualmente, de las múltiples ventajas que ésta ofrece.

Por este motivo, a medida que avanza el tiempo,  hemos podido observar cómo la tecnología se ha convertido en uno de los pilares fundamentales de nuestra cotidianidad, de manera que hacemos uso de gran variedad de servicios y aplicaciones digitales para hallar la información que necesitamos en un momento determinado: apps para el transporte público, para la climatología, o  para resolver cualquier tipo de duda que se nos plantee.

La influencia de los recursos tecnológicos ha sido tal, que, en pocos años, se ha convertido en una realidad más que asumida a la que nos hemos acostumbrado paulatinamente con excelentes resultados. Esto ha provocado que la sociedad, y muy especialmente las nuevas generaciones, demanden novedades cada vez más sorprendentes y atrayentes, lo que ha desembocado en una oleada de extraordinarias invenciones que, hasta hace unas décadas, tan sólo eran elementos que formaban parte del cine futurista.

Coches, maquinaria, investigaciones médicas, aparatos electrónicos y un sin fin de ámbitos, han dado un paso más y disponen de los últimos avances. Y, en este sentido, el arte tampoco ha permanecido ajeno al cambio.

Ya durante las últimas décadas del siglo XX, esta disciplina empezó a introducir nuevas técnicas de ejecución, entre las que destacaban, como más innovadoras, el Videoarte, el Artnet, el diseño gráfico y, ya entrados en el siglo XXI, el mapping o la Holografía. Se tratan de nuevos recursos cuyo principal cometido, además de enfatizar el aspecto plástico de la obra, es contribuir a que el espectador se sienta cada vez más atraído por el nuevo arte.

Pero, al igual que el resto de ámbitos sociales evolucionan sin cesar, el arte ha dado ido más allá introduciendo uno de las técnicas más revolucionarias de la Historia. Se trata de un recurso que podría establecer un cambio de paradigma a todos los niveles.

Me refiero al Virtual Tilt Brush, una aplicación desarrollada por Google que consiste en la creación de obras de arte, espacios y todo cuanto se nos ocurra, a través de una realidad virtual en 3D, la cual permite originar dichas obras en cualquier momento y lugar. ¿Los materiales necesarios? La App y las gafas de realidad virtual HTC Vive. 

    tecnología Tilt Brush

Ahora los lienzo, pinceles, pinturas, materiales escultóricos y de maquetación, caen en un completo desuso, pues tanto artistas, como diseñadores de moda o arquitectos, tan sólo deberán hacer emplear el aparato que ofrece este sistema para llevar a cabo sus cometidos.

tecnología Tilt Brush

Esto, a su vez, ofrece una experiencia completamente nueva al espectador, haciéndolo cada vez más partícipe de la obra, pues ahora no sólo la contempla, sino que forma parte de la magia del arte, un arte que prescinde de soporte y levita en el espacio. Así pues, los niños podrán sumergirse en un paisaje 3D, diseñadores de moda podrán comprobar, a tiempo real, el aspecto de una prenda en una persona virtual, y artistas tendrán la posibilidad de experimentar en cualquier lugar y de un modo más cercano respecto a su público.

tecnología Tilt Brush

Además, multiplicidad de colores, efectos lumínicos y técnicas inéditas ocupan un papel destacado en la aplicación, de manera que la fascinación, el arte y el espectáculo están más que garantizados.

tecnología Tilt Brush

El precio de la app es bastante asequible (27 euros), aunque, por otro lado, el precio de las gafas y del  aparato que permiten el desarrollo de la aplicación, oscila entre los 900€.

Está claro que se trata de un producto no apto para cualquier renta per cápita, pero, como todo lo que se mueve en el mercado, los precios dependen únicamente de la ley de la oferta y la demanda y, ¿quién sabe? Puede que Tilt Brush se convierta en un producto más habitual de lo que imaginamos, especialmente en lugares dedicado al arte, como museos, centros culturales o galerías artísticas.

¿Tiene el arte tradicional los días contados? ¿Las técnicas actuales ocuparán un lugar meramente museístico en unas décadas?

Evidentemente no podemos ofrecer respuestas a este tipo de preguntas, pero lo cierto que es que la tecnología aplicada al arte se han convertido en una práctica cuyos avances evolucionan a pasos de gigante.

¡Bienvenidos al futuro!

Imágenes: ©Google.

2 opiniones en “El arte del futuro ¿sin lienzo ni pincel? Tradición vs tecnología.”

    1. Muchas gracias por tu comentario María. Espero que continúes leyendo mis contenidos y que propongas alguna novedad si quieres. Un saludo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *