La iglesia asturiana abandonada que se convirtió en el Templo del Skate.

♦ Arte urbano, iglesia.

Son muchas las iglesias y antiguos edificios abandonados en nuestro país. En algunas ocasiones, dichos inmuebles pasan a ser tutelados por el Gobierno o por particulares gracias a la iniciativa individual, de modo que su integridad y valor patrimonial se encuentran a buen recaudo, sin riesgo de desaparición ni pérdida.

No obstante, no todas las creaciones arquitectónicas del pasado corren la misma suerte, quedando un número elevado reducido a escombros y ruinas o, finalmente, concebidas como grandes moles de hormigón y ladrillo abandonadas sin utilidad alguna.

El caso que acontece es el ejemplo perfecto de una admirable labor de revalorización patrimonial, en este senrtido, una iglesia. Nos trasladamos a Asturias, concretamente a la localidad de Llanera, donde un colectivo de patinadores o skaters, decidieron convertir la antigua Iglesia de Santa Bárbara (1912), ya desacralizada, en el templo de peregrinación, a nivel nacional e internacional,  ahora para la comunidad skater.

iglesia

Nos referimos al colectivo asturiano Church Brigade, quienes, por cuenta propia, decidieron dar un uso completamente diferente a un edificio creado ex profeso para albergar la liturgia cristiana. ¿El resultado? Espectacular.

iglesia

iglesia

La labor fue tan original que los medios de comunicación y redes sociales pronto se hicieron eco de la noticia, motivo por el que el artista español Okuda San Miguel, especialista en dotar de colorido y belleza a antiguos edificios abandonados, se sintió muy atraído por la idea de contribuir, junto con Church Brigade, a hacer de la antigua iglesia, no sólo un centro de patinaje sino, además, todo un templo cultural.

Y, efectivamente, así fue. Tan sólo doce días le valieron al artista para impregnar todo el inmueble con su impronta personal. Caracterizado su arte por presentar grandes formas geométricas, combinadas, a su vez, con motivos orgánicos, todo ello bajo la tónica del Pop urbano, la iglesia quedó remodelada de manera espectacular. Grandes y coloridos murales otorgan al lugar esa identidad urbana que tanto caracteriza al movimiento Skate, de manera que arte y deporte se aúnan en perfecta armonía.

Tal ha sido el impacto social del edificio, que ya se ha convertido en todo un referente de la cultura de la calle, albergando desde campeonatos  de Skate, hasta conciertos e infinidad de actividades culturales destinadas a un público joven.

Disfruta de las fotografías del enclave, ¡ te fascinarán !

iglesia

iglesia

iglesia

iglesia

iglesia

iglesia

iglesia

iglesia

iglesia

iglesia

Imágenes: ©Ver y Visitar/ ©ChurchBrigade

3 opiniones en “La iglesia asturiana abandonada que se convirtió en el Templo del Skate.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *