NeuroMarketing: el próximo modelo publicitario que te atrapará sin que te des cuenta.

♦ Sociedad. Artículo realizado para la empresa de Marketing y Publicidad Ares Social Media Group.

Todos somos conocedores del sistema capitalista del que somos partícipes; asistimos a una era en la que la publicidad y la compra descomunal, en el mayor de los casos, innecesaria, está a la orden del día y, asimismo, aceptamos estas prácticas como un modo de vida común y cotidiano. Sin embargo, ¿hasta qué punto somos conscientes de los métodos empleados por el marketing, los cuales ejercen sobre nosotros semejante efecto persuasivo?

El marketing actual recurre frecuentemente a los estudios de mercado como herramienta más eficaz para la obtención de datos sociales aplicables a sus futuras campañas publicitarias. Se trata de un seguimiento exhaustivo del comportamiento de los ciudadanos de un área geográfica concreta, con el fin único de controlar los pasos a seguir por el propio consumidor y, de este modo, obtener un mayor número de ventas.

Buen ejemplo de ello lo encontramos en los supermercados; las necesidades básicas (agua, leche, detergentes, verduras, carnes, etc…) se sitúan la final de las estancias de la tienda, de modo que los clientes se vean obligados a atravesar unos pasillos o secciones que contienen productos no tan necesarios como los anteriores, pero, igualmente atractivos: velas perfumadas, alfombrillas de baño estampadas, galletas con forma de Hello Kitty, etc.

Cultura Candente marketing Nueromarketing

Como vemos, asistimos a un sistema publicitario basado en nuestras actitudes y preferencias; un sistema fruto de la necesidad de obtener el mayor beneficio posible, en lo que a ventas se refiere, por parte del empresario. No obstante, se concibe como una práctica que estudia nuestra faceta consumista en base a una serie de encuestas y actividades relativas, en cuyas preguntas se demanda información directa del sector secundario, siendo el encuestado consciente, en todo momento, del objetivo del estudio.

Sin embargo, la sociedad avanza a pasos de gigante: las tecnologías ya rozan los límites del futurismo; la arquitectura nos sorprende diariamente con espectaculares diseños de próximas edificaciones: buen ejemplo es el rascacielos en forma de U invertida, diseñado por Ioannis Oikonomou, que se pretende edificar en los próximos años  en Nueva York; la medicina encuentra la cura a enfermedades mortales y las estructuras sociales se adaptan a la perfección a dichas novedades.

Ante tal progreso, la publicidad también necesita reinventarse para no estancarse y, de este modo, producir nuevos y eficaces efectos sobre la población. Y, en este sentido, el NeuroMarketing irrumpe en escena con fuerza, pues el mecanismo de funcionamiento y los sistemas de investigación que presenta, introducen todo un cambio de paradigma en la era de la publicidad.

Como su propio nombre indica, el NeuroMarketing se basa en el estudio de la psicología humana, a través de la actividad neuronal que una persona experimenta ante la visualización u oído de algo que le resulte agradable y atrayente. Tal y como expuse en mi anterior artículo, Neuroestética: el cerebro como aliado de la Museografía de Vanguardia”, este tipo de práctica tuvo su origen en el mundo del arte,  y más concretamente en el ámbito museístico, fruto de la necesidad de atraer al mayor número posible de visitantes y, al mismo tiempo, asegurarse las instituciones, que dichas exposiciones abiertas al público, resulten ser un éxito rotundo debido a la aplicación de la neuroestética.

En el caso del NeuroMarketing, la novedad que presenta respecto al Marketing imperante en la actualidad, se halla en el estudio de la actividad neuronal del individuo a través de una serie de actividades, todas ellas desvinculadas del ámbito consumista (vídeos de animales jugando, canciones alegres o tristes, recuerdos personales de la infancia, etc) con  el fin de obtener unos datos esclarecedores acerca de las principales preferencias y gustos de la sociedad. Ok, tras leer esto pensaréis que esta práctica ya se lleva a cabo en la actualidad, ¿verdad?

Pues no; ahora la información relativa a los gustos de la sociedad se obtiene a partir de las preferencias de los individuos, aunque, en este caso, hacemos alusión a unas preferencias inconscientes. Al igual que sucede en el arte, el marketing es una disciplina en la que la psicología humana juega un papel fundamental. Así pues, el NeuroMarketing aprovecha esta casuística y va más allá. Indaga en las reacciones del cerebro, basadas en la segregación de dopamina y endorfinas (neurotransmisores de la felicidad y el placer), causadas, como bien he mencionado, al enfrentarse a una experiencia agradable.

Cultura Candente marketing neuromarketing 1

En definitiva, busca la empatía directa con el cliente, de modo que éste se identifique, de una manera u otra, con el producto o servicio que se ofrece; una empatía obtenida de datos personales, la cual produzca una reacción inmediata, casi instintiva, en el cerebro del consumidor y, por tanto, lo obligue, de manera inconsciente, a consumir el producto que se publicita.

Esto desembocará en campañas publicitarias muy efectivas que producirán importantes beneficios para las empresas vendedoras de los productos; beneficios obtenidos a partir de una sociedad, la cual, de manera inconsciente, cae en las garras del capitalismo y lo asume y acoge como un modo de vida del que, en muchas ocasiones, no se puede escapar.

Así que, no olvidéis esta palabra “NeuroMarketing”, porque, en pocos años, todos nosotros formaremos parte de este fenómeno, y lo más estremecedor, seremos víctimas del consumo sin saber el cómo ni el por qué.

Libros que pueden interesarte:

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 International License.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *