Preciosas imágenes de pintura cayendo a cámara lenta que te hipnotizarán

♦ Pintura

Cultura Candente pintura cayendo

Para los amantes del arte, o simplemente aficionados, deleitarse con una obra artística concreta es fácil. ¿La razón de dicho deleite? La temática, la técnica o el trasfondo de la misma. Color, textura, soporte, forma y concepto se aúnan, dando lugar a creaciones que, en muchas ocasiones, estremecen nuestros sentidos.

¿Cuántas veces nos hemos emocionado al ver una película, escuchar una canción, leer una poesía, contemplar teatro o danza, o admirar una pintura? Demasiadas, básicamente porque somos seres sensibles, cuyas emociones permanecen continuamente en contacto directo con el mundo que nos rodea. Y, en este sentido, el arte es precisamente el único fenómeno global capaz de empatizar con nuestro YO más íntimo, al menos, una vez en la vida.

El arte es una actividad vinculada al ser humano desde el origen de la humanidad, motivo por el que éste haya mostrado siempre especial predilección por esta práctica. Una práctica que nunca decae, que nunca pierde adeptos, sino al contrario, gana con el paso de los siglos. Pero, si nos deleitamos con las obras en su totalidad, ¿por qué no deleitarnos solamente con la pintura en su esencia más pura?

Gracias a los avances tecnológicos que han tenido lugar durante las últimas décadas, ahora es posible contemplar cualquier situación a cámara super lenta, la cual nos permite visualizar todo lo que ocurre a nuestro alrededor sin que se nos escape el más mínimo detalle.

El agua es uno de los principales elementos naturales cuya observación ha resultado ser bastante compleja, debido, principalmente,  a su estado líquido y a la rápida velocidad de su fluidez. Así pues, muchas de las imágenes más bellas capturadas a cámara lenta han sido aquellas que recogen preciosas escenas en las que el agua nos muestra sus formas más estéticas y atrayentes. Pero, si al agua añadimos, a su vez, pintura (en este caso tintas), el resultado deriva en un auténtico espectáculo visual que, sin lugar a dudas, nos obliga a detener la mirada en cada una de sus peculiares y atractivas formaciones.

Un fenómeno que, ralentizado, se convierte en un verdadero regalo para la vista, hasta el punto de resultar incluso hipnotizador. Así pues, no lo dudes,  ponte los auriculares, amplía la pantalla, y disfruta.

 

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 International License.

 

Libros que pueden interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *